Últimas publicaciones

  • NORMAS ANTES QUE ÓRDENES

    Alrededor de los temidos dos años, los niños empiezan a desarrollar su sentido del “yo”, su independencia y, cómo no, sus conductas más opositoras....
  • CÓMO MEJORAR LA MOTRICIDAD FINA JUGANDO EN CASA:...

    ¿Qué es la motricidad fina? Cuando hablamos de motricidad fina nos referimos a la coordinación de los movimientos musculares pequeños que...
  • TARTAMUDEZ INFANTIL: QUÉ ES Y CÓMO ACTUAR

    Entre los 18 meses y los 4 años de edad tiene lugar una etapa en el desarrollo del lenguaje de los niños en la que puede aparecer una tartamudez...
  • #OjoPequeAlAgua

    Ante el problema de salud de gran magnitud que suponen los ahogamientos infantiles, debemos aunar esfuerzos para conseguir reducir las muertes de...
  • CÓMO MEJORAR LA MOTRICIDAD GRUESA JUGANDO EN CASA:...

    ¿Qué es la motricidad gruesa?   Para hablar del movimiento del niño y el control que se tiene sobre el propio cuerpo, tenemos que...

comentarios recientes

No hay comentarios

ORIENTACIONES PARA LA ESTIMULACIÓN DEL DESARROLLO DEL LENGUAJE

ORIENTACIONES PARA LA ESTIMULACIÓN DEL DESARROLLO DEL LENGUAJE

El recorrido que realizan nuestros pequeños en el camino del lenguaje no es sencillo, ni para ellos ni para nosotros. La meta final de casi todos los padres en cuanto al desarrollo de sus hijos es “que hable”, sin prestar atención a la cantidad de procesos secundarios que deben aparecer antes para que este magnífico hecho se haga realidad.

Por eso hoy, vamos a ver algunas pautas que pueden sernos útiles a la hora de apoyar el desarrollo del lenguaje de nuestros pequeños una vez que el camino se ha iniciado:

Qué decimos, cómo lo decimos:

Siempre es mucho más importante la forma en la que hablemos que el contenido en sí. La comprensión va ligada a la expresión, pero el modelo que demos de lenguaje será el que imiten nuestros pequeños. Al principio, usaremos palabras sencillas, frases cortas, entonaciones fuertes. Poco a poco, le ayudaremos a ampliar su vocabulario de manera natural: cuando diga una pequeña frase, la ampliaremos con dos o tres palabras más (por ejemplo, cuando diga “mia un toche”, contestaremos “sí mira, un coche rojo”).

No corrijas:

Cuando los niños aprenden a hablar, a menudo cometen errores fonéticos que llaman la atención y muchas veces provocan las risas de todos. Es importante no corregir estas palabras, pues podría darse cuenta de sus dificultades y volverse inseguro y retraído. Simplemente, debemos repetir su construcción con el modelo adecuado. Si él dice “e toche tá loto”, responderemos: “sí, este coche está roto”. Tampoco debemos reforzarlas por simpáticas que suenen, pues le costará mucho más a largo plazo cambiar su modelo y pronunciarla correctamente, pues habrá interiorizado como forma correcta la que escucha habitualmente.

Cualquier hora es buena:

A veces nuestro ritmo de vida nos hace ir a la carrera  y las nuevas tecnologías van frenando poco a poco ese esfuerzo por el desarrollo lingüístico haciendo que la edad de aparición del lenguaje cada vez se retrase más. Mientras comemos, le cambiamos el pañal o vamos en el coche…  ¡cualquier momento da lugar al lenguaje!

Cómo hablar:

Despacio, adecuando la dificultad y longitud del mensaje a su desarrollo y pronunciando correctamente. Debemos respetar el turno de palabra y darle espacios y tiempos para responder de una forma u otra (un gesto, un sonido…) tengan la edad que tengan, no respondiendo por ellos. Los gestos naturales y las ayudas visuales facilitan, además, la comprensión y ayudan a asociar antes el significado de las palabras. Otro aspecto muy importante es el limitar el uso de los diminutivos y el habla infantilizada. Por lo general, al dirigirnos a niños pequeños solemos recurrir al “-ito” para todo: un perrito, un patito, un gatito… Muchos de ellos empiezan repitiendo solo partes de una palabra antes de pronunciarla completamente y nos encontramos con niños que claman al cielo “¡itos, itos!” y no sabemos exactamente cuántos gusanitos quieren o si han visto algún ser vivo volando o ladrando.

Los “vicios”:

El uso de chupetes y biberones a largo plazo deforma el paladar, provocando problemas dentarios, de sellado labial y finalmente dificultades de articulación.

La alimentación:

La masticación y la deglución son dos procesos que ayudan a ejercitar todos los órganos que intervienen en la fonación del lenguaje. Por ello es muy positivo ofrecer al niño todo tipo de alimentos sólidos desde muy temprano y evitar abusar de sopas y purés que favorecen la hipotonía en los órganos articulatorios.

Atención a los oídos:

Prestar especial atención a las otitis recurrentes y evitar los bastoncillos para eliminar la cera del oído. Esto puede causar cierta distorsión en la recepción del lenguaje y como consecuencia una mala articulación (omitir letras, sustituirlas por otras, etc.).

Cuentos:

Fiel a mi interés por la lectura y a todas las áreas que podemos desarrollar gracias a ella en el desarrollo de los más pequeños, la lectura de cuentos es fundamental para ampliar su vocabulario expresivo y comprensivo. Además, podemos potenciar la memoria si dejamos frases incompletas para que él las acabe en historias que conozca bien, o incluso introducir algún pequeño cambio para mantener su atención en el mismo y que detecte nuestro error.

Juegos de soplo:

Tanto si existe alguna dificultad en la articulación del lenguaje como si no la hay, es muy beneficioso ofrecerles juguetes como pomperos, matasuegras, trompetas, pitos… para trabajar la respiración y distintas posiciones de boca y lengua. Además de todo lo que hay en el mercado, podéis inventar vuestros propios juegos de soplo con un partido de fútbol soplando bolitas de papel de seda, jugando con plumas, globos… o haciendo burbujas en un vaso con una pajita, la diversión está asegurada y el único límite es la imaginación.

 

Como veis, existen muchas pistas sencillas que pueden ayudar a nuestros pequeños a despegar en el mundo del lenguaje y depende, en gran medida, de cómo nos dirijamos a ellos. Todo lo que aportemos para que esto ocurra, sentará las bases de su desarrollo lingüístico.

Si además queréis conocer en qué etapa del desarrollo comunicativo está vuestro pequeño y cómo apoyarla mes a mes, muy pronto encontraréis en el blog de nuestra colaboradora MAMOI una guía de comunicación completa por etapas. ¡Estad atentos!

 

0 Comentario