Últimas publicaciones

comentarios recientes

No hay comentarios

EL CENTRO DE ATENCIÓN TEMPRANA

EL CENTRO DE ATENCIÓN TEMPRANA

Según el "Libro Blanco de la Atención Temprana", es "el conjunto de intervenciones, dirigidas a la población infantil de 0-6 años, a la familia y al entorno, que tienen por objetivo dar respuesta lo más pronto posible a las necesidades transitorias o permanentes que presentan los niños con trastornos en su desarrollo o que tienen el riesgo de padecerlos."

 

Más allá de esta definición, el concepto de la Atención Temprana (AT) suele estar muy vinculado a la discapacidad y la aceptación de las dificultades que pueden resultar un hándicap a la hora de apoyar el desarrollo de los más pequeños. Cuando una familia es derivada a un centro de este tipo o acude porque sospecha que su pequeño no aprende ciertas habilidades al ritmo que debería, se encuentra en un mar de dudas sobre qué ocurrirá a partir de ahora. Por eso, hoy haremos un recorrido acerca de la estructura y metodología de los Centros de Atención Temprana, las vías de acceso y el recorrido que haremos como familia cuando llegamos allí.

DETECCIÓN Y DERIVACIÓN

Las principales fuentes de derivación se encuentran en los servicios de pediatría y en las escuelas infantiles. Aunque la familia suele ser quien detecta antes las dificultades, muchas veces no saben dónde acudir, con quién consultarlo y cómo proceder, recurriendo en numerosas ocasiones a la búsqueda desesperada de sintomatologías en la “mal informada” red. En ella encuentran casos muy dispares que les hacen pensar en trastornos que quizá vayan más allá de lo que pueda ocurrirle a su pequeño, o al contrario, quiten hierro a ciertos signos de alarma importantes.

Cuando exista la sospecha o la duda acerca de un aspecto del desarrollo, lo más oportuno es consultar con el/la pediatra del niño, aunque si no estamos conformes con su información siempre podemos buscar nosotros mismos el Centro de Desarrollo Infantil y Atención Temprana más cercano. En muchas comunidades y centros, no es necesario un documento formal de derivación para poder asistir, con la mera iniciativa familiar es suficiente.

EL CENTRO DE ATENCIÓN TEMPRANA

Una vez hecha la derivación y/o solicitud de acceso, dependerá del tipo de centro y la financiación (privado o público) para concertar la primera cita. En los públicos, generalmente debe realizarse primero una petición a la Consejería de Bienestar Social correspondiente para poder iniciar la valoración.

Tras la burocracia, llegará el turno de la primera entrevista. En el centro encontraremos un equipo de profesionales de diferentes disciplinas con una formación específica de Atención Temprana, además de su perfil profesional (psicólogos, logopedas, fisioterapeutas, psicopedagogos, trabajadores sociales, maestros de audición y lenguaje, maestros de educación especial, psicomotricistas…).

ENTREVISTA Y EVALUACIÓN

En la primera entrevista no suele ser necesario acudir con el pequeño, pues se hará una simple recogida de datos acerca del embarazo, el parto, los intereses del niño, cómo son sus rutinas y las preocupaciones sobre el desarrollo que estemos observando.

Tras esto, se realizan una o varias sesiones de evaluación mediante la observación de la interacción, algunos juegos semiestructurados y el pase de pruebas estandarizadas para determinar la edad de desarrollo del pequeño, viendo en qué área o áreas pueda necesitar (o no) el apoyo. En ocasiones, estos test son completados por las propias familias en casa.

Además, según el tipo de metodología que rija el centro (clínica o centrada en la familia) se pueden realizar observaciones en el propio entorno del niño (hogar, escuela infantil…) para completar la evaluación.

Con todos estos datos, se elabora un informe acerca de las posibles necesidades de apoyo y el planteamiento de intervención a valorar con la familia.

INTERVENCIÓN

En función del tipo de metodología, en un centro más clínico se propondrán sesiones de terapia individual (o en grupos pequeños para trabajar habilidades sociales con otros niños), con una temporalización determinada (diaria, semanal…) y con los profesionales de referencia que se consideren (logopeda, fisioterapeuta, estimuladora…).

Sin embargo, en aquellos centros donde la capacitación familiar y el entorno del niño son el eje principal de la intervención, se elegirá a un solo profesional de referencia que trabajará en común con la familia para lograr los objetivos establecidos en los planes individualizados de intervención.

¿Y DESPUÉS?

Una vez iniciado el tratamiento, cada centro, cada profesional, y por supuesto cada niño, marca un ritmo diferente respecto a la revisión de la intervención. Generalmente, al menos dos veces al año, se realizan nuevas evaluaciones para llevar a cabo un seguimiento del desarrollo y determinar si es necesario intensificar el apoyo, reducir la intervención, o realizar un cambio de profesional porque las necesidades del niño y/o la familia hayan cambiado.

Por lo general, en el momento en el que los niños son escolarizados, el centro educativo al que asistan debe proveer de los apoyos necesarios para su evolución, por lo que el número de sesiones en el centro de Atención Temprana puede variar o, según qué comunidad autónoma, incluso finalizar el tratamiento.

Muchas familias se sienten “abandonadas” y perdidas al recibir la baja en el servicio de Atención Temprana. Sin embargo, desde el propio centro se asegura una continuidad en la intervención haciendo recomendaciones de apoyos externos o manteniendo reuniones de coordinación con el colegio y los servicios de pediatría para encaminar a la familia y al niño en una buena dirección.

Independientemente del modelo de centro, LA FAMILIA es la principal responsable de la intervención, quien aumenta o reduce los avances del niño cada día en sus rutinas. El profesional debe ayudar, orientar y empoderarles en todo ese proceso.

Así que vosotros, padres, sed partícipes, coged el timón de vuestro pequeño barco y guiadlo en su travesía. Haced que la Atención Temprana sean las velas que os impulsen, pues cualquier viento es bueno para llegar al destino.

 

Y si queréis conocer más sobre la Atención Temprana o cualquier aspecto del desarrollo de los peques, podéis leer mucho más en el blog de MAMOI.

 

0 Comentario